miércoles, 27 de julio de 2016

Un gigante de los cielos en la bahía

Todos sabemos que la bahía de Santander ha sido, y es, escenario de acontecimientos de lo más diverso: regatas, exibiciones, travesías a nado, etc. Pues bien, buscando imágenes para documentar artículos, he encontrado una muy peculiar e interesante, especialmente para los aficionados a la aviación, sobre un acontecimiento muy poco conocido que tuvo lugar el 20 de noviembre de 1930 en la bahía.

Ese día amerizó en la bahía de Santander el avión más grande, pesado y potente construido hasta entonces: el Dornier DO-X. Se trataba de un hidroavión construido en Suiza por la empresa alemana Dornier Flugzeugwerke. Medía 40,10 m de largo, 10,10 m de altura y su envergadura era de 48 m. Tenía doce motores de 610 CV cada uno, capacidad para 100 pasajeros en vuelos transoceánicos, una tripulación de 14 personas y tres cubiertas, entre otras características. Estaba considerado como un transatlántico volador, ya que tenía cabinas dormitorio individuales, sala de fumadores, salón, cuarto de baño y cocina, algo nunca visto entonces en un avión.

Hidroavión Dornier DO-X
(Esta foto no está tomada en Santander)

La escala en Santander tuvo lugar durante el viaje inaugural del avión. El avión despegó del lago Constanza, en Alemania, y su destino era Nueva York. Tenía previsto hacer escalas en Amsterdam, Calshot (Reino Unido), La Coruña, Lisboa, Las Palmas de Gran Canaria, Cabo Verde, Natal (Brasil), Río de Janeiro, Las Antillas, Miami y Nueva York. Cuando volaba a la altura de Cabo Mayor, debido al mal tiempo dio la vuelta y la tripulación comunicó por radio que pasarían la noche en Santander. Sobre las dos de la tarde amerizó en la bahía, causando gran sorpresa y admiración debido a su repentina aparición y a su enorme tamaño. Al día siguiente despegó rumbo a La Coruña.

El hidroavión Dornier DO-X sobrevolando los Jardines de Pereda

En la foto superior se puede ver el avión sobre los Jardines de Pereda, con la fuente de "los meones" en primer plano. A la derecha, sobre los árboles, se puede ver la torre de la Estación de la Costa. La foto es muy pequeña y su calidad no es muy buena, pero aún así he considerado interesante su publicación.

Debido a diversos incidentes y averías durante el viaje, alguna de las cuales le retrasó varios meses, el avión llegó a su destino en agosto de 1931. En EE.UU. estuvo varios meses siendo reparado y exhibido, hasta que volvió a Alemania en mayo de 1932. Allí fue transferido a la compañía Lufthansa, con la que hizo algunos vuelos hasta 1934, año en el que fue retirado del servicio y donado al Museo de la Aviación Alemana de Berlín. Fue destruido en un bombardeo aliado sobre Berlín en la Segunda Guerra Mundial.

En las hemerotecas de los diarios La Vanguardia,  ABC de Sevilla y ABC de Madrid se pueden leer los artículos que dichos diarios publicaron en su día sobre la estancia del avión en Santander.

Hidroaviones en la bahía

Como se puede ver en la foto superior, el Dornier no ha sido el único hidroavión que ha amerizado en la bahía de Santander. Los únicos hidroaviones que pueden verse en la actualidad en la bahía son, de forma ocasional, los empleados en la lucha contra los incendios forestales cuando cargan agua en sus depósitos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial, publicitario, etc.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.