jueves, 21 de diciembre de 2017

Un poco de historia (LXX)

El paseo de Pérez Galdós


Ya en el siglo XVIII existía un camino que comunicaba el Alto de Miranda con La Magdalena y que pasó a formar parte de la red de caminos creada por el mariscal don Juan de Pignatelli para defender la ciudad en caso de desembarco francés. Estos caminos comunicaban los castillos y baterías dispuestas a lo largo de la costa, desde Liencres hasta San Salvador de Hano, en La Magdalena, y permitían el transporte rápido de tropas, armas y pertrechos de una batería a otra.

Este camino atravesaba la finca denominada "La Alfonsina", que se extendía, aproximadamente, de Miranda a la plaza del Pañuelo. El nombre se le debe al infante don Alfonso, futuro Alfonso XII. Debido a las continuas visitas de Isabel II a partir de 1861 para pasar el verano en Santander, el Ayuntamiento donó a la reina dicha finca para que construyera en ella una residencia real para pasar en ella los veranos. Sin embargo, la finca fue incautada por la Junta Revolucionaria en 1868, por lo que el Ayuntamiento inicia el proceso para intentar recuperarla. Además, muchos de los terrenos que formaban la finca eran particulares y sus dueños demandaron al Ayuntamiento por disponer de los mismos sin su consentimiento. Con el tiempo los dueños fueron recuperando sus terrenos. Fue a partir de 1877 cuando este camino, una vez perdida su primitiva función militar, comenzó a transformarse y convertirse en un bonito paseo hasta El Sardinero.

Vista del paseo en 1885

En el verano de 1871 llega a Santander por primera vez Benito Pérez Galdós, atraído por la lectura de "Escenas montañesas", de José María de Pereda, y para documentarse para algunos de sus "Episodios nacionales". Aunque tenían diferencias políticas, Galdós y Pereda se hicieron grandes amigos. Como además de en verano también se quedaba algún invierno en Santander, Galdós construyó una residencia en el nuevo paseo. El chalé recibió el nombre de "San Quintín", como uno de sus Episodios, y fue inaugurado en 1892. Además de su residencia acabó siendo un pequeño museo ya que Galdós reunió en él los originales de sus obras, cuadros, recuerdos de su vida y otros diversos y valiosos objetos que se hizo traer de su casa de Madrid, y también fue lugar donde se celebraban tertulias literarias. El paseo recibió el nombre actual en 1908.

San Quintín

Para atraer el turismo que la Primera Guerra Mundial estaba alejando de los habituales destinos europeos en aquella época en 1916 se constituyó en Santander una sociedad cuyo objetivo era la construcción de un gran hotel similar a los grandes hoteles europeos, el Hotel Real. Además del hotel, dicha sociedad tenía planeada la construcción de otras infraestructuras para hacer más atractivo el verano en Santander. Entre éstas se encontraban el Hipódromo de Bellavista y el Gran Casino de El Sardinero. Para lograr sus propósitos la sociedad hizo una suscripción de acciones que encabezó el rey Alfonso XIII.

Hotel Real

Poco a poco el paseo se fue llenando de casas señoriales. El empresario y naviero Leopoldo Pardo1 construyó en 1915 "El Promontorio", junto al Hotel Real, que pocos años después fue comprado por Marcelino Botín. La familia Maza construyó "Quinta Maza", actualmente propiedad de la Fundación Botín, que también posee "El Promontorio" y "Villa Iris". La familia Ocharan construyó una bonita residencia que tenía un pequeño observatorio astronómico. Desgraciadamente dicha residencia ya no existe. Otro bonito chalé que se puede ver en este paseo es "La Casuca", de 1916.

El Promontorio
Residencia de la familia Ocharan

La Casuca

A partir de 1912 empezó a circular por el paseo un ramal del tranvía de Miranda que, partiendo de Miranda, bajaba por el paseo de los Infantes y por el camino de Pontejos, seguía por la avenida de Castañeda a la plaza del Pañuelo y por la avenida de Reina Victoria volvía al paseo, por donde subía a Miranda. En 1935, en unos terrenos situados frente a "Quinta Maza", se establecieron Las Esclavas del Sagrado Corazón, que abrieron el colegio que aún existe.

Colegio de Las Esclavas


1 Leopoldo Pardo fue un empresario que creó depósitos de madera y otras empresas en la zona de Maliaño a medida que se iban construyendo los nuevos muelles. También fue un importante naviero. Tiene una calle dedicada en Santander. Es una calle paralela a Antonio López que va desde Marqués de la Hermida hasta Ruiz Zorrilla.


Un poco de historia (LXXI). La calle Casimiro Sainz
Un poco de historia (LXIX). El Fuero de Santander

4 comentarios:

  1. cuando se derribo la quinta de san quintin de perez galdos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. A continuación te pongo un enlace a un artículo de El Diario Montañés en el que se cuenta qué ocurrió con el chalé original.

      https://www.eldiariomontanes.es/20080616/cantabria/marea/quintin-casa-galdos-20080616.html

      Eliminar
  2. Tienes más fotos de las esclavas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Victoria. No, la foto que puedes ver más arriba es la única que tengo.

      Eliminar

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo electrónico, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial o publicitario y aquellos que no tengan relación alguna con el contenido del blog.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.