jueves, 31 de diciembre de 2020

Feliz año nuevo

No hace falta que diga que este ha sido un año difícil, diferente, raro... La pandemia se ha llevado a mucha gente que debería seguir entre nosotros, muchos negocios lo están pasando muy mal, mucha gente ha perdido el empleo, pero aquí seguimos, haciendo frente al virus y saliendo adelante lo mejor posible.

Esperemos que el año que viene la situación mejore y sea más venturoso para todos. Os deseo todo lo mejor y que algún día podamos todos abrazarnos de nuevo.

También quiero daros las gracias por seguir viendo el blog y por vuestros comentarios y correos aportando información, corrigiéndome errores y sugiriendo nuevos temas. Quiero deciros que sigo preparando nuevos temas para publicar y espero que os gusten.

Gracias a todos y feliz año nuevo.


lunes, 28 de diciembre de 2020

Tal día como hoy...

El 28 de diciembre de 1884 tiene lugar la inauguración oficial del abastecimiento de aguas a Santander. Para ello se construyó un depósito en Pronillo con una capacidad de 16.000 m3 que aún sigue en uso. El 25 de enero de 1885 se inauguró una fuente conmemorativa en la Alameda Segunda.

Traída de aguas situada en Pronillo


lunes, 14 de diciembre de 2020

Navidades de ayer

Como ya se sabe, estas Navidades, debido a la situación sanitaria en la que nos encontramos, no habrá la tradicional cabalgata de Reyes tal y como se ha venido celebrando desde hace muchos años. Los pajes de SS.MM. de Oriente tampoco podrán recibir a los niños. Estas van a ser unas Navidades distintas que no podremos olvidar. Sin embargo, esto no nos impide ver cómo eran las cabalgatas de Reyes hace unos años en Santander.

Cabalgata de Reyes (1962)
(Autor: Pablo Hojas Llama)
Cabalgata de Reyes (1983)
(Autor: Fotografía Palazuelos)
Cabalgata de Reyes (1962)
(Autor: Pablo Hojas Llama)
Cabalgata de Reyes (1962)
(Autor: Pablo Hojas Llama)

(Imágenes procedentes del Centro de Documentación de la Imagen de Santander)

En las siguientes imágenes podemos ver cómo estaba decorada la calle San Francisco el año 1965.

(Autor: Pablo Hojas Llama)
(Autor: Pablo Hojas Llama)

(Imágenes procedentes del Centro de Documentación de la Imagen de Santander) 

 

 

jueves, 26 de noviembre de 2020

Un poco de historia (LXXXIX)

Ana de Austria desembarca en Santander

En 1570 la archiduquesa Ana de Austria (1549-1580), hija de la emperatriz María de Austria (1528-1603) y del emperador Maximiliano II (1527-1576), contrajo nupcias con su tío Felipe II (1527-1598), rey de España y hermano de María de Austria, después de recibir la dispensa papal de Pío V debido a su consanguinidad. Felipe II quedó viudo dos años antes cuando su esposa, Isabel de Valois, murió en el parto de su hija Catalina Micaela.

Aunque era española (nació en Cigales, Valladolid), Ana de Austria residía en Austria desde pequeña y desde allí se desplazó a Flandes, donde embarcó en el navío San Felipe para trasladarse a España. El navío iba acompañado de una pequeña armada de 30 barcos de guerra y algunos mercantes. El San Felipe zarpó el 24 de septiembre de 1570 del puerto de Flessinga rumbo al puerto de Laredo, ya que se consideraba que era el mejor acondicionado y la duración del viaje desde Flandes era menor. También se tuvo en cuenta que las comunicaciones con la Meseta desde Laredo eran más cómodas. Por este motivo, desde primeros de septiembre se encontraba en Laredo Gaspar de Ortiz, Alcalde de Casa y Corte de Felipe II, junto a otros oficiales de la Corte, preparando el recibimiento, el alojamiento y el abastecimiento de toda la comitiva. También se desplazaron a Laredo Gaspar de Zúñiga y Avellaneda, arzobispo de Sevilla, y Francisco de Zúñiga y Sotomayor, IV duque de Béjar. Fueron en nombre del Rey a recibirla, servirla y acompañarla en su viaje por España.

En previsión de que la flota no pudiera arribar a Laredo también se organizaron preparativos en Castro Urdiales, Santander y San Vicente de la Barquera, las Cuatro Villas de la Costa de la Mar.

Ana de Austria
(Alonso Sánchez Coello, 1571)

Durante la travesía el tiempo empeoró y, ante la imposibilidad de llegar a Laredo, la armada arribó a Santander el día 3 de octubre por la tarde. Cuando en Laredo se supo que la armada se dirigía a Santander, el arzobispo de Sevilla hizo notar que "es imposible en Santander poder su majestad ser servida, ni la gente que con ella viene regalada, ni proveída como conviene... y porque en lo del aposento no es posible por la brevedad de la venida de su majestad tener en Santander, ni poder cumplir nosotros con lo que vuestra majestad nos tiene mandado".

Pese a que se había previsto esta situación, la llegada de la armada cogió por sorpresa a las autoridades locales. La futura reina, bajo un palio con dosel de terciopelo negro y tafetanes amarillos, fue recibida por los canónigos de la colegiata de los Santos Cuerpos y por los frailes del convento de San Francisco, que portaban cruces y cantaban un Te Deum laudamus. Los vecinos embellecieron la villa en la medida de sus posibilidades y la futura reina se alojó en la casa de Lope de Quevedo y Hoyos, un destacado miembro del Concejo de la villa, situada en la calle del Arcillero, durante los días que duró su estancia en Santander.

Por otra parte, el arzobispo de Sevilla y el duque de Béjar intentaron que la futura reina se trasladara a Laredo para cumplimentarla como estaba previsto pero, ante su negativa a trasladarse, éstos tuvieron que venir a Santander, a donde llegaron el día 7 de octubre. Fueron recibidos "por una docena de bateles y zabras... con grandes toldos de brocado, y muchos trompetas y menistriles" y los actos que estaban previstos para Laredo se celebraron en Santander. Ese mismo día por la tarde el séquito real se dirigió a la Colegiata, siendo recibido por todo el clero "con su Te Deum laudamus y las demás ceremonias que se acostumbran". Después la futura reina pidió que se cantaran vísperas.

Ana de Austria salió de Santander el 14 de octubre hacia Burgos, donde fue recibida con todo el fasto debido, lo que no pudo hacerse en Santander, el primer lugar que pisaba de su nuevo reino.


Un poco de historia (XC). Felipe II y el puerto de Santander
Un poco de historia (LXXXVIII). La plaza de los Remedios


viernes, 20 de noviembre de 2020

Tal día como hoy...

El 20 de noviembre de 1930, sobre las dos de la tarde, amerizó en la bahía el que entonces era el avión más grande del mundo, el hidroavión Dornier DO-X, que debido al mal tiempo tuvo que hacer escala en Santander en su viaje inaugural.

El hidroavión Dornier DO-X sobrevolando los Jardines de Pereda


jueves, 5 de noviembre de 2020

Tal día como hoy...

El 5 de noviembre de 1909 la Alameda Segunda recibe el actual nombre de Alameda de Oviedo con motivo de la confraternización de las dos ciudades. A lo largo de los años ha sufrido muchas reformas y es uno de los paseos más frecuentados de Santander.

Alameda de Oviedo (1920)


martes, 3 de noviembre de 2020

Tal día como hoy...

El 3 de noviembre de 1833, ante el avance de las tropas carlistas hacia Santander, salieron de la ciudad varias compañías formadas por las armas y soldados que había en el castillo de San Felipe y en la fragata San Juan a hacerles frente. La batalla tuvo lugar en Vargas y las tropas de Santander consiguieron la victoria sobre los carlistas.

Ante este hecho, la reina regente María Cristina de Borbón otorgó a la ciudad el título de "Decidida" y al Ayuntamiento le concedió el tratamiento de "Excelencia". También concedió el derecho a que en el escudo de la ciudad aparezca la corona ducal.


Tal día como hoy...

El 3 de noviembre de 1893, por la mañana, se inició un incendio en el vapor Cabo Machichaco, atracado en el muelle de Maliaño. Además de mercancía en general, el barco transportaba cajas de dinamita que no habían sido declaradas. El incendio no se pudo controlar y a las cinco menos cuarto de la tarde se produjo una gran explosión que provocó cientos de muertos, miles de heridos y un gran incendio que destruyó varias casas en las calles Calderón de la Barca y Méndez Núñez.


lunes, 26 de octubre de 2020

Arte en las fachadas (XII)

Los murales de hoy los podemos ver en la entrada al colegio Menéndez Pelayo situada en la calle Lope de Vega, junto a un conocido taller de reparación de bicicletas. Los murales son obra de la artista Aheneah.


Las imágenes de los pájaros en realidad no están pintadas, están realizadas con cordones de distintos colores.



Arte en las fachadas (XIII)
Arte en las fachadas (XI)


martes, 20 de octubre de 2020

Un poco de historia (LXXXVIII)

La plaza de los Remedios

La actual plaza de los Remedios tiene su origen en una antigua plazuela en la que desembocaban las calles Francisco de Quevedo, Puerta la Sierra, Lealtad y Remedios. Las calles Puerta la Sierra y Remedios desaparecieron al trazarse las nuevas calles después del incendio de 1941.

En el siglo XVIII el obispo Menéndez de Luarca compró una casona que presidía la plaza y que tenía una finca en la parte trasera que lindaba con el convento de las Madres Clarisas. Menéndez de Luarca instaló en dicha casona la sede episcopal.

En 1859 el obispo Arias Teijeiro accedió a ceder las cuadras y otras dependencias de la casona al Ayuntamiento para destinarlas a parque de bomberos. Lo que iba a ser una cesión provisional duró más de veinte años. En 1903 la sede episcopal se trasladó al nuevo palacio mandado construir por el obispo Sánchez de Castro, después de vender la casona de los Remedios.


Plaza de los Remedios (1912)

Del origen del nombre no se tiene constancia en ningún documento oficial, pero a finales del siglo XVII ya figuraba en el callejero oficial de la ciudad como nombre de la plaza y de la calle anexa. En 1788 se estableció en ella la primera estafeta postal que hubo en Santander. En 1862 la plaza recibe el nombre de "Plaza del general Prim" pero en 1874, durante la Restauración, la plaza recupera su nombre anterior, que aún conserva.

Cuando la casona que fue Palacio Episcopal quedó vacía en 1903, se instaló en ella la oficina de Correos hasta que se construyó el edificio de la avenida de Alfonso XIII. El alcalde Enrique del Castillo, conocido como "el piqueta", derribó algunas casas para dar a la plaza algo más de espacio, entre ellas la casa en la que se encontraba la entonces famosa trapería de Mangao. En 1931 fue derribada la casona que fue Palacio Episcopal y en su solar se construyó el Teatro María Lisarda Coliseum, inaugurado en 1933 y que confirió más prestancia al lugar.

El incendio de 1941 destruyó prácticamente todos los edificios de la plaza, excepto el Coliseum, que se utilizó como punto de partida para trazar la nueva alineación de las calles de esa zona. Sin embargo, la plaza siguió conservando su orientación y dimensiones.

Plaza de los Remedios (años 90)


Un poco de historia (LXXXIX). Ana de Austria desembarca en Santander
Un poco de historia (LXXXVII). La Guardia Municipal


miércoles, 30 de septiembre de 2020

Tal día como hoy...

El 30 de septiembre de 1791 el papa Pío VI declara a San Emeterio y a San Celedonio patronos de la ciudad de Santander, a petición del obispo Menéndez de Luarca.



viernes, 25 de septiembre de 2020

Tal día como hoy...

El 25 de septiembre de 1953 tuvo lugar en el aeródromo de La Albericia su última operación comercial. A partir de ese día sólo atendía vuelos deportivos. En 1965 cesó definitivamente su actividad. El 25 de septiembre de 1953 también fue inaugurado el aeropuerto de Parayas.

Hangar del Aeroclub de Santander en el aeródromo de La Albericia


martes, 15 de septiembre de 2020

Tal día como hoy...

El 15 de septiembre de 1907 se inauguraba, en la plaza de Pi y Margall, el nuevo Ayuntamiento de Santander, construido en un solar situado junto al convento de San Francisco.

Plaza de Pi y Margall (1907)


domingo, 13 de septiembre de 2020

Tal día como hoy...

El 13 de septiembre de 1936, y por orden del alcalde Ernesto del Castillo y Bordenave, se inicia el derribo de la Estación de la Costa para trasladarla a una nueva ubicación junto a la Estación del Norte y liberar espacio en la ciudad. Aunque se derribó el edificio, los andenes siguieron en uso durante la Guerra Civil.

Estación de la Costa


jueves, 10 de septiembre de 2020

Un poco de historia (LXXXVII)

La Guardia Municipal

Hasta bien entrado el siglo XIX el orden en las calles estaba a cargo de los alguaciles, sucesores de los ministriles, y de los porteros, que acudían a poner paz en los tumultos, riñas, etc., y hacían cumplir los bandos. En 1834 Sánchez de Porrúa solicita permiso para crear un cuerpo de policía urbana formado por nueve hombres, mandados por un cabo o capitán, para hacer cumplir los bandos. Éstos cobrarían cuatro reales diarios y cinco el jefe.

Don José Ortiz de la Torre, alcalde en 1837, debido a la afluencia de forasteros y tropas que a todas horas llenaban las calles debido a la guerra, presenta un informe en el que apunta que "las costumbres han padecido en su pureza y los excesos se repiten con bastante frecuencia. El juego y el robo se han anunciado en una ciudad donde siempre fué respetada la seguridad individual. Siendo diarios los partes que con repetición recibo de vecinos atacados por el furor de la vagancia y la anchura de partidas sueltas, he adoptado varias providencias para contener tantos excesos". Por este motivo se formó una Guardia Municipal, o Ronda de Capa, compuesta por doce hombres, tres cabos y un sargento, todos licenciados del Ejército. Su uniforme consistía en un capote, una chaqueta y un sombrero con una escarapela. Esto suponía un gasto de 19.710 reales al año, 230 reales las capas y 30 reales los sombreros.

Este cuerpo existió hasta 1856, cuando el Ayuntamiento instituye un cuerpo de Guardia Municipal compuesto por dos escuadras de diez celadores cada uno, mandados por un jefe o cabo primero y dos cabos segundos. En 1874, con motivo de las fiestas de Santiago, se les cambia el uniforme por uno compuesto por una levita de paño azul turquí, un pantalón del mismo tipo, una gorra y un sable con tahalí y cinturón de charol negro. Los uniformes costaban 52,50 pesetas cada uno y cada sable, 26 pesetas. En 1875 ya había 78 guardias, y en 1885 se aumenta la plantilla hasta los 100. De ellos, 52 prestaban servicio de día y 48 lo hacían de noche.

Guardias municipales (años 20)

Durante todo este tiempo, y hasta bien entrado el siglo XX, la Guardia Municipal estuvo sometida a los vaivenes de la política local y nacional, ya que los nombramientos y ceses se producían directamente por el alcalde o por las influencias y presiones de los partidos en el poder. Los guardias, durante mucho tiempo, fueron motivo de burla cuando pretendían imponer su autoridad. Afortunadamente, esta situación fue desapareciendo con el tiempo y la gente empezó a ver a los guardias como lo que realmente eran, y son: agentes del orden.

Para escribir esta entrada he utilizado como documentación el libro "Santander. Biografía de una ciudad", capítulo IX, de José Simón Cabarga. Centro de Estudios Montañeses (1954).


Un poco de historia (LXXXVIII). La plaza de los Remedios
Un poco de historia (LXXXVI). Las calles Tantín y Sevilla


viernes, 4 de septiembre de 2020

Tal día como hoy...

El 4 de septiembre de 1929 el dirigible alemán Graf Zeppelin LZ 127 sobrevoló Santander en su viaje de vuelta a Alemania después de dar la vuelta al mundo en su viaje inaugural. Esto le convirtió en la primera aeronave que dio la vuelta al mundo.

(La foto no esá tomada en Santander)


martes, 1 de septiembre de 2020

La plaza de Eguino y Trecu

Hace unos días se inauguró la reforma de la plaza Eguino y Trecu después de estar unos meses en obras. Se han suprimido las plazas de aparcamiento y se ha convertido en un espacio totalmente peatonal. En medio de la nueva plaza hay una pequeña fuente con cuatro grifos sobre los cuales se ha puesto el crucero que ya estaba en la plaza y que ha sido restaurado. En la parte de la plaza que da a la calle Somorrostro se ha construido un pequeño muro que tiene adosado un banco corrido. También hay bancos individuales y se han plantado unos cuantos tilos.

Cerca de la entrada a la Catedral se han puesto unos bolardos con unas antiguas cadenas restauradas ya que tradicionalmente las cadenas separaban el perímetro de las catedrales góticas. La estatua del obispo José Eguino y Trecu que estaba junto a la torre se ha situado ahora en el pequeño parterre que se encuentra junto a las escaleras que discurren bajo la torre. Junto a estas escaleras se ha construido un nuevo acceso a la plaza.

Por último, en la hornacina situada junto al acceso a la Catedral, en la que hasta ahora había una figura de San Pedro, se ha colocado una reproducción de la Virgen gótica de madera policromada que, desde el siglo XIV, estuvo ahí hasta el incendio de Santander de 1941. La talla original se puede contemplar en el Museo de la Torre de la Catedral.



martes, 18 de agosto de 2020

Arqueología urbana (XI)

En entradas anteriores vimos unos antiguos mojones que indican puntos kilométricos de la carretera que unía Corbán con Cabo Mayor. Los kilómetros 2 y 3 los podéis ver en las calles La Gloria y Emilio Díaz Caneja, respectivamente. En el paseo del General Dávila están los mojones correspondientes a los kilómetros 4 y 6.

En la avenida del Faro, frente a la calle Autonomía, se encuentra el mojón que señala el kilómetro 9, como podéis ver en estas fotos enviadas por mi buen amigo Arthur, a quien le doy las gracias públicamente por su aportación al blog.

 

Arqueología urbana (X)

 

domingo, 16 de agosto de 2020

Tal día como hoy...

El 16 de agosto de 1971 se produjo en Santander un gran incendio, lo que hizo que mucha gente reviviera las tragedias del vapor Cabo Machichaco y del incendio de 1941. Esta vez se quemó el edificio conocido como "Palacio de Macho", situado en la calle Hernán Cortés, junto al Mercado del Este y el entonces Banco Español de Crédito.

Incendio del "Palacio de Macho"



jueves, 13 de agosto de 2020

Tal día como hoy...

El 13 de agosto de 1927 sale de la estación de Santander el primer tren directo a la ciudad francesa de Hendaya. La línea estuvo en servicio hasta 1932. Ha sido la primera, y única, línea ferroviaria internacional que ha tenido Santander.

Tarifas del tren directo de Santander a Hendaya


domingo, 26 de julio de 2020

Tal día como hoy...

El 26 de julio de 1943 es inaugurada la nueva Estación del Norte para trenes de ancho ibérico. Esta estación forma parte del proyecto de estación unificada, aunque en realidad son dos estaciones: una de vía estrecha, inaugurada el 14 de julio de 1947, y otra de ancho ibérico.

Nuevas estaciones unificadas (1947)


miércoles, 22 de julio de 2020

Arqueología urbana (X)

En la segunda entrada de esta serie se veían unos altavoces situados en la calle San Francisco y junto a uno de ellos se puede ver un objeto metálico alargado del que también hay varios ejemplares en las fachadas de la calle, como se puede ver en las siguientes imágenes.



A falta de confirmación, y dado su número, situación y aspecto, yo diría que son las bases de antiguas farolas.

En la misma calle San Francisco también pueden verse unos aislantes de un antiguo tendido eléctrico o telefónico.





viernes, 17 de julio de 2020

Tal día como hoy...

El 17 de julio de 1951 empezaron a circular por las calles de Santander los primeros trolebuses municipales, que sustituyeron a los tranvías, a excepción del tranvía a Miranda, que dejó de circular en 1953. La primera línea fue Alfonso XIII - El Sardinero.


Trolebús en el paseo de Pereda


sábado, 11 de julio de 2020

Tal día como hoy...

El 11 de julio de 1187 el rey Alfonso VIII de Castilla otorgó el Fuero a la entonces villa de Santander. En él se reconocían las instituciones de la villa, privilegios que favorecían su actividad comercial, la igualdad entre los vecinos, derechos y obligaciones de éstos, etc.

Alfonso VIII y su mujer Leonor Plantagenet


jueves, 9 de julio de 2020

Arqueología urbana (IX)

En los portales números 55 y 57 de la calle Hernán Cortés aún se pueden ver, grabados en la piedra de la fachada, los números que tenían dichos portales, 11 y 13, respectivamente, cuando el tramo de la actual calle Hernán Cortés comprendido entre las calles Lope de Vega y Casimiro Sainz era la calle General Espartero.





Tal día como hoy...

El 9 de julio de 1929 aterrizó en el aeródromo de La Albericia el avión Path Finder, que había despegado de Maine (Estados Unidos) y pretendía llegar a Roma en un vuelo sin escalas pero que, debido al mal tiempo y a un mal cálculo del combustible necesario, tuvo que desviarse de su ruta y tomar tierra.

Los pilotos del "Path Finder" en La Albericia


martes, 7 de julio de 2020

Un poco de historia (LXXXVI)

Las calles Tantín y Sevilla

En 1863 la sociedad Herrera Hermanos instala una fábrica de ladrillos y tejas, llamada "La Tejera", en un gran terreno situado entre las calles Cuesta de la Atalaya y Río de la Pila. Dicho terreno ya aparece en algunos planos de 1826 con el nombre de Prado de Tantín, nombre de origen desconocido.

En 1848 un grupo de propietarios pidieron abrir un camino "desde San José a sus huertas". En 1863 el Ayuntamiento aprueba urbanizar el camino y convertirlo en una calle, que recibió el nombre de Sevilla en 1891.

La calle Tantín se trazó en 1857 desde la Cuesta de la Atalaya, pero las alineaciones de las casas se establecieron en 1863, cuando Bernardino Regato solicitó una autorización para construir unas casas "en línea con las del barrio", atravesando el solar en el que se erigió la Escuela de Industrias. Estas casas y la zona donde se construyeron fueron conocidas como las "casas de Regato".

Unos años después ya estaban totalmente trazadas las calles Tantín y Prado de San Roque, lo que dio lugar a "una plaza de suficiente proporción a la que afluirá también una nueva calle proyectada en dirección norte-sur que desembocará en la de San José". Esa calle sería, años después, la calle Sevilla.

A finales del siglo XIX Antonio López, marqués de Comillas, promueve la construcción en Santander de un Monte de Piedad y Caja de Ahorros, idea que continúa su hijo Claudio López, quien encarga la construcción del mismo a Lluis Doménech i Montaner, siendo Modesto Tapia quien realiza la aportación del capital necesario para fundar la sociedad que lo gestionaría. El edificio es inaugurado el 29 de julio de 1907 por el rey Alfonso XIII en la esquina de las calles Tantín y Sevilla. Enfrente del edificio había una central eléctrica de la compañía Electra de Viesgo.

Inauguración del Monte de Piedad (1907)
Calles Tantín y Sevilla

Esta zona de la ciudad, excepto el Monte de Piedad, la Escuela de Industrias y la central de Electra de Viesgo, resultó totalmente destruida en el incendio de 1941. Durante la II República la calle Tantín recibió el nombre de "Maestro Eduardo Anero". En 1937 recuperó su nombre original.