miércoles, 25 de junio de 2014

Un poco de historia (XXVIII)

Incendio del "Palacio de Macho"



A lo largo de la historia, Santander ha sufrido varios incendios, siendo los más graves el producido por la explosión del vapor Cabo Machichaco el día 3 de noviembre de 1893 y el trágico incendio de febrero de 1941. Otro incendio que también ha pasado a la historia de Santander es el que tuvo lugar el 16 de agosto de 1971 en el edificio conocido como "Palacio de Macho", situado en la calle Hernán Cortés, frente al Mercado del Este y junto al edificio del, entonces, Banco Español de Crédito.

El edificio era propiedad de la familia Laínz y tenía cuatro plantas, tres dedicadas a comercio y la última a viviendas. El incendio empezó sobre las siete de la tarde y se cree que fue provocado por un cortocircuito en un escaparate. En poco más de dos horas el edificio quedó reducido a cenizas, sólo quedaron en pie la fachada principal y la trasera. El incendio adquirió tales proporciones que, temiendo que se extendiera a los edificios cercanos, todos ellos antiguos, con estructura de madera y que se salvaron del incendio de 1941, además de los bomberos de Santander, vinieron bomberos de Torrelavega, de las empresas Solvay, Sniace y Petroquímica Calatrava e, incluso, desde Bilbao. Las pérdidas se elevaron a 170 millones de pesetas de la época y, afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas.

En la cercana Plaza Porticada estaba instalado el teatro del Festival Internacional de Santander, que se vio afectado por las pavesas incendiarias que salían despedidas y llevaba el viento en esa dirección. Dichas pavesas fueron a caer en las lonas que cubrían la Plaza, queriendo la mala suerte que en ese momento estaba ensayando la Compañía de Antonio Gades para la actuación de esa noche. Inmediatamente, Gades y sus bailarines se unieron al personal del Festival para poner a salvo todo el material que pudieron. Es de destacar la profesionalidad de Antonio Gades, que no canceló las actuaciones previstas y actuó, aportando incluso bienes de su propio patrimonio para sustituir los que se perdieron. Pese a que las lonas que cubrían la Plaza Porticada se quemaron, las actuaciones pudieron tener lugar ya que esos días no llovió.

En la primera foto se ve cómo el interior del edifico está totalmente envuelto en llamas. La fachada lateral derecha y el tejado ya se han derrumbado y el fuego asoma por todas las ventanas. En la parte inferior de la foto se ve cómo los bomberos lanzan agua por encima del Mercado del Este. En la segunda foto se ven los restos humeantes del incendio.

Un detalle: en la segunda foto, en el edificio del entonces Banco Español de Crédito, en lo alto de la torre, se puede ver una de las desaparecidas águilas de bronce que coronaban las torres de las esquinas.


Un poco de historia (XXIX)
Un poco de historia (XXVII)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial, publicitario, etc.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.