sábado, 17 de octubre de 2015

Un poco de historia (XLIII)

Fábricas e industrias en Santander (I)

Santander es una ciudad en la que el comercio siempre ha jugado un papel importante, especialmente el comercio marítimo. En paralelo al comercio y tráfico de mercancías también fueron surgiendo en la ciudad diversas empresas, industrias y fábricas que elaboraban distintos productos. Muchas de ellas llegaron a ser muy importantes en la economía local y regional, son recordadas por quienes las conocimos e incluso dejaron rastros, en algunos casos aún visibles, de su existencia.

Sería muy prolijo nombrarlas todas y hablar de las mismas, por lo que me voy a centrar en nombrar y poner unas líneas de aquellas de las que tengo imágenes y documentación.


Fábrica de curtidos Mendicouague

Curtidos Mendicouague (años 30)

En el Paseo del Alta (actual Paseo del General Dávila), frente al Barrio Obrero, se encontraba la fábrica de curtidos de cuero de Pedro Mendicouague. Fue la empresa más antigua de Cantabria, pues, cuando cerró en 2000, tenía sobre sus espaldas 239 años de existencia. En los años 90, debido a problemas económicos y de gestión, cerró la planta de Santander y se trasladó a Cabezón de la Sal. Con la gestión en manos de los obreros y bajo el nombre de Curtidos Cantabria intentó salir adelante, pero no fue posible por problemas económicos y con los herederos de la familia Mendicouague. En los terrenos que ocupaba en Santander se construyó un aparcamiento subterráneo y un parque.


Fábrica de betún "la cirages"

Fábrica de betún "la cirages"

Lata de betún Eclipse

En la calle Tetuán la Societé General des Cirages Françaises et Forges d'Hennebon estableció una fábrica que producía betún para calzado bajo la marca comercial "Eclipse", así como envases y latas de hojalata de todo tipo para café, galletas, aceite, etc. La fábrica era conocida popularmente como "la cirages" o "la fábrica de betún". Tenía instalaciones a ambos lados de la calle y un puente sobre la misma que las comunicaba.

La fábrica también tenía un equipo de fútbol, el Eclipse, que jugaba en el campo de Los Arenales, que estaba situado en lo que hoy es el barrio de Castilla-Hermida.


Fábrica de cerveza La Cruz Blanca


Fábrica de cervezas "La Cruz Blanca"

En 1860 la empresa suiza Matossi, Franconi y Cia. instala en la calle San Fernando la fábrica de cervezas "La Cruz Blanca". Esta no fue la primera fábrica de cervezas que hubo en Santander, pues ya en 1783 se estableció una en Becedo, en 1786 se estableció otra en Cañadío (propiedad del Conde de Campogiro) y en 1790 abrió una tercera fábrica en Miranda. Por último, en 1797, el Conde de Campogiro abre, en Campogiro, la fábrica "La Austríaca", que llegó a ser una de las más importantes que hubo en Santander, junto a "La Cruz Blanca".

"La Cruz Blanca" se instaló en unos terrenos colindantes con el convento, colegio y cementerio de las RR.MM. Adoratrices. En la parte trasera de la fábrica estaba la plantación de cebada. "La Cruz Blanca" y "La Austríaca" se fusionan en 1917 y crean la empresa Cervezas de Santander, S.A., que llegó a comprar varias fábricas locales por toda España y a exportar a diversos países. Tras ser absorbida por Unión Cervezera, S.A., en 1979 Cervezas de Santander cierra la planta de la calle San Fernando.

Pese a no existir ya, la fábrica de cervezas sigue en el recuerdo de la gente y la plaza interior que forman los edificios construidos en los terrenos que ocupó recibe el nombre popular de "plaza de las cervezas". En los terrenos del convento está hoy en día el edificio en el que se encuentra la cafetería "La Viña".


Un poco de historia (XLIV)
Un poco de historia (XLII)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.