jueves, 26 de mayo de 2022

Arqueología urbana (XV)

De sobra es sabido que en la calle Alta, en el convento de las RR.MM. Clarisas, hubo una fábrica de tabaco. La fábrica se instaló en 1835, cuando las monjas tuvieron que dejar el convento debido a la Desamortización de Mendizábal, y estuvo activa hasta 2002. Desde entonces el edificio está cerrado y abandonado a su suerte, deteriorándose día a día.

Aunque el recinto está vallado por las obras de construcción de una urbanización, por los agujeros de la tela que cubre las vallas se puede ver un antiguo horno de ladrillo usado en la antigua fábrica de tabacos. Aunque está al exterior presenta un aparente buen estado de conservación. Sería ideal que ese horno fuera conservado y protegido ya que forma parte del cada vez más escaso patrimonio histórico, en este caso industrial, que queda en Santander.


Arqueología urbana (XIV)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo electrónico, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial o publicitario y aquellos que no tengan relación alguna con el contenido del blog.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.