jueves, 8 de julio de 2021

Un poco de historia (XCIII)

El castillo de San Felipe

No se sabe exactamente cuándo fue construido, pero lo más probable es que fuera en la primera mitad del siglo IX, bajo el reinado de Alfonso I, sobre una antigua fortaleza romana. A partir de la concesión del Fuero a Santander por parte de Alfonso VIII en 1187, el castillo se amplía. En 1476 los Reyes Católicos conceden a Juan Simón, El Lombardero, "la Alcaldía del castillo y fortaleza de Santander".

El historiador e investigador Fernando G. Camino y Aguirre, de la Escuela Superior de Guerra, basándose en el grabado de Braun, lo describe así: "El castillo apenas sufrió modificaciones desde que fue construido hasta el siglo XVII. De planta cuadrada, con torreones cilíndricos en los ángulos, excepto en el prismático triangular del sudoeste, de poca mayor elevación que las cortinas, a una de las cuales divide en dos secciones un torreón de la misma traza y altura aproximada que los angulares. En esta cortina y a mitad de su altura, pueden apreciarse cuatro saeteras pareadas, dos a cada lado del torreón central. La torre del homenaje se levanta en el muro del segundo término; es una torre de tres cuerpos prismáticos de base rectangular, el central de mayor elevación que los dos laterales a él adosados por una de sus caras. Del torreón del ángulo sureste aparece unido uno más reducido que conserva la cubierta, de pronunciado peralte, del que arranca un muro que remata otro torreón circular, asentado en la misma orilla del mar".

1890
 
En 1528 el castillo ya se encontraba en tan mal estado que el Concejo "remató el castillo del rey de esta villa, con lo de fuera aderente al dicho castillo para ayuda a los reparos dél". En el siglo XVI Felipe II concedió a Juan de Escobedo, secretario de Juan de Austria, la Alcaldía perpetua del castillo a cambio de su mejora y mantenimiento. Escobedo sólo conservó los muros exteriores y rehízo el interior, rodeando el patio central. Tras la muerte de Juan de Escobedo sus descendientes, con la autorización del Rey, vendieron la Alcaldía del castillo a Fernando de Acevedo, arzobispo de Burgos.

En el año 1621 se le añadió una batería de artillería en la base del muro este, sobre el muelle de las naos. Entre 1656 y 1661 la Corona se gastó 10.000 ducados en las importantes reformas llevadas a cabo en el castillo de la villa. En esas reformas se rasgaron las ventanas y se abatieron las almenas, cubriéndose todo de tejados. Además, para agradecer la ayuda del Rey en la restauración y mejora del castillo y de otras fortificaciones de la costa se esculpió el escudo real sobre la puerta principal y a partir de entonces el castillo comenzó a llamarse "de San Felipe".

Entrada al castillo por la calle de Los Azogues (1890)
 
A finales del siglo XVII se concedió licencia al abad Francisco Navarrete para que ampliara la capilla de la Colegial de los Cuerpos Santos a costa del castillo. En 1734 se estableció en él el Regimiento de Milicias de Santander. No muchos años después, en 1756, Fernando VI lo donó a la recién erigida Catedral de Santander. Durante la Guerra de la Independencia fue utilizado como cuartel por las tropas francesas, y en 1815 y 1816, se alojó allí el Regimiento de Infantería de Borbón. En 1840 fue destinado a parque de artillería y posteriormente de nuevo a cuartel, hasta 1891, año en el que lo abandonó su último residente, el Regimiento de Infantería de Bailén.

En 1896 se inició su derribo, que terminó en los primeros años del siglo XX. En el solar que ocupaba se construyó el Salón Pradera.

Durante las recientes obras de restauración de la Casa Capitular de la Catedral, situada en la esquina de las calles Cádiz y Obispo Juan Plaza García, detrás del Banco de España, se han descubierto parte de un muro y la torre sudoriental del castillo, que se han conservado para poder ser visitados.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo electrónico, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial o publicitario y aquellos que no tengan relación alguna con el contenido del blog.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.