domingo, 22 de diciembre de 2013

¡Quién lo diría!


Hoy es una animada calle comercial peatonal, con bonitas fachadas antiguas, pero en el pasado los bajos de sus casas eran bodegas de pescadores y gentes de la mar, y, para asombro de muchos, por su adoquinada calzada llegó a circular el tranvía que iba de la Plaza Vieja a Miranda. Estuvo abierta al tráfico hasta casi finales del siglo pasado. Es la calle Arrabal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial, publicitario, etc.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.