jueves, 22 de mayo de 2014

Un poco de historia (XXII)

Los trolebuses





Cuando dejaron de circular los tranvías por las calles de Santander en 1951, el Ayuntamiento se hizo cargo del transporte urbano en la ciudad. Para ello dotó al servicio de varios trolebuses para cubrir la línea Valdecilla-Sardinero, la única que había. Es cuando se creó la Empresa Municipal de Transportes, que en 1961 pasaría a denominarse Servicio Municipal de Transportes Urbanos (SMTU).

A ellos se accedía por la puerta trasera, junto a la que estaba el cobrador. Aunque el billete se sacaba dentro del trolebús, en algunas paradas había una pequeña taquilla en la que también se podía comprar el billete. Esa taquilla era una pequeña caseta metálica negra, pero en otras paradas, como en la plaza de las Brisas, era una caseta grande, de hormigón, que aún se conserva. También se conserva la de San Martín. Hoy en día estas casetas están reservadas para uso exclusivo de los conductores de los autobuses. Cuando dejaron de circular los trolebuses, a los autobuses también se accedía por la puerta trasera, donde estaba el cobrador. En los años ochenta la figura del cobrador desapareció, pasando el conductor a hacer las dos funciones, por lo que desde entonces a los autobuses se accede por la puerta delantera. La figura del cobrador, y el acceso trasero al autobús, sólo se mantuvo en los autobuses articulados, los populares "gusanos", hasta que éstos dejaron de circular en los años noventa.

En las fotos se puede ver un trolebús en la avenida de Calvo Sotelo, a la altura de Correos, más o menos. El de la segunda foto está en la calle Becedo, frente al Ayuntamiento (la farmacia que se ve es la de Huerta, que aún sigue en el mismo lugar). En la tercera foto se puede ver a un trolebús saliendo de la Plaza de Las Brisas, donde terminaba el recorrido. Hasta no hace muchos años la plaza estaba dividida en dos y, los trolebuses primero, y luego los autobuses, daban allí la vuelta. De hecho, el trazado curvo aún se aprecia entre los árboles. Los recordados trolebuses dejaron de circular en 1971.

Los trolebuses que iban a El Astillero (los también recordados trolebuses rojos de dos pisos) dejaron de hacerlo en 1975. Éstos no eran municipales y pertenecían a una empresa privada que tenía la concesión de la línea.


A mediados de los años 50, para completar el servicio de los trolebuses y cubrir nuevas líneas, se compraron los primeros autobuses. Entre ellos estaban los recordados Chausson franceses (como el que se ve en la foto superior), que básicamente se dedicaron a la línea de la Plaza de los Remedios a Miranda. Curiosamente, estos autobuses estaban pintados en azul marino, no en el azul de los trolebuses y los demás autobuses. Esto fue debido a una mala interpretación a la hora de hacer el pedido. Cuando llegaron a Santander, en lugar de cambiarles el color se decidió pintar sólo los montantes de las ventanas.


Un poco de historia (XXIII). Aniversario del ferry
Un poco de historia (XXI). El tren de Pombo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial, publicitario, etc.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.