jueves, 30 de octubre de 2014

El vapor Cabo Machichaco (II)

Monumento en recuerdo de las víctimas (1897)

Para que no hubiera más víctimas ni más riesgos para la población, el Gobierno decidió eliminar definitivamente los restos de dinamita que pudieran quedar aún en los restos del barco, decidiendo para ello volar los mismos. El día 27 de marzo de 1894 llegó a Santander un equipo de artificieros a bordo del cañonero Cóndor para realizar la voladura. El día 30, con la pleamar de la mañana se realizan las primeras descargas, y al día siguiente las dos últimas. Tras las posteriores inspecciones, la Junta Técnica consideró que ya no había peligro alguno y autorizó la extracción de los restos del barco, trabajos que tuvieron lugar en 1895.

Artículo publicado en el diario Alerta el 9 de abril de 1947

En 1947, 54 años después de la primera explosión, durante los trabajos de dragado para la construcción del Muelle de Bloques, las dragas tropezaron con un obstáculo que les impedía seguir. Una vez que las grúas lo extrajeron se comprobó que era parte de la quilla y de la proa del Cabo Machichaco. Todo ello en muy buen estado de conservación. Estos restos quedaron expuestos en el Muelle pero nadie mostró el más mínimo interés en ellos. Santander quería olvidar la tragedia.


Monumento en recuerdo de las víctimas

Para recordar a las víctimas de la tragedia en 1896 se erigió un monumento frente al lugar donde estaba atracado el barco. Diseñado por el arquitecto municipal Valentín Lavín Casalís, consiste en una cruz de piedra sobre un pedestal piramidal. En el brazo horizontal tiene, en letras de bronce, las fechas de las dos explosiones. Bajo la cruz hay una figura en bronce, obra del escultor Folgueras Doiztúa, de una mujer doliente que representa a Santander y que con la mano izquierda sostiene una corona de flores.

Monumento en recuerdo a las víctimas en el cementerio de Ciriego

En el cementerio de Ciriego también hay un monumento a las víctimas de la tragedia, realizado por A. García Cabezas, consistente en una columna truncada y un féretro cubierto por un manto pétreo.

Todos los años, el día 3 de noviembre, la Corporación Municipal rinde un homenaje a las víctimas de la tragedia  consistente en un breve responso y una ofrenda floral en el monumento.

La tragedia de la explosión del vapor Cabo Machichaco es narrada de forma magistral por José María de Pereda en su conocida obra "Pachín González" (1896).


El vapor Cabo Machichaco (I)


2 comentarios:

  1. Y actualmente queda algún resto del barco (totalmente original) que se pueda ver?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. En una exposición celebrada en 2015 en el Museo Marítimo del Cantábrico, y en otra celebrada unos años antes en el Palacete del Embarcadero, se pudieron ver, además de maquetas y un magnífico diorama sobre el barco, algunos pequeños restos de la carga, el bastón del capitán y otros restos, así como documentos originales del barco, de la naviera, periódicos de la época, etc. Estos restos y documentos los conservan particulares, organismos públicos y privados y el propio Museo Marítimo. Desconozco si los restos conservados por el Museo Marítimo están en su exposición permanente.

      Eliminar

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial, publicitario, etc.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.