miércoles, 16 de julio de 2014

Monumento al Fuero de Santander





Hasta que empezaron las obras del Centro Botín y de los Jardines de Pereda, en la Plaza de Farolas, cerca de la gasolinera y de una entrada peatonal al parking subterráneo, estaba el monumento al Fuero de Santander. El Ayuntamiento ha dicho que cuando acaben las obras este monumento volverá a ser colocado. El fuero eran los estatutos jurídicos que se aplicaban a una determinada localidad y la concedían normas, derechos y privilegios. Los fueros recogían las costumbres de cada localidad, además de los privilegios otorgados por los reyes a las mismas, así como el conjunto de disposiciones que preservaban la nobleza, el clero y el vasallaje de una zona. Eran un pacto solemne entre los pobladores y el rey, y también, por extensión, eran las leyes que regían determinada comarca o localidad.

El 11 de julio de 1187 el rey Alfonso VIII de Castilla nombró al abad de San Emeterio dueño y señor del pueblo y dotó a la villa de Santander de un fuero que tendía a facilitar el tráfico marítimo, la pesca y el comercio, actividades de las que la Abadía recibía sus tributos, así como la elaboración de escabeches y las explotaciones vinícolas.

El monumento es un bloque de piedra en el que se puede ver el que se considera el primer sello con que contó Santander y que representa a los tripulantes de una nave arriando las velas. Debajo del sello hay un fragmento en latín del texto del fuero, el nombre del rey y la fecha de otorgamiento (se puede leer el texto completo en latín, así como su traducción, en esta página de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes):

Si aliqua navis veniens ad villam Sancti Emetherii, periclitata et fracta fuerit, quidquid dominis suis de rebus quas navis continebat, poterint invenire, nullus eis aufferat, nec vim eis inferre presumat.

Alfonso VIII
Fuero de Santander 11-VIII-1187

"Si a la villa de San Emeterio aportase nave rota y náufraga, nadie tome cosa de cuanto la nave encierre y tuviera dueño averiguado, ni sea osado de hacerle fuerza".

El monumento es obra del escultor cántabro Jesús Otero y fue inaugurado el 30 de agosto de 1987.


ACTUALIZACIÓN:

Tras la remodelación de los Jardines de Pereda, el monumento ha vuelto a ser colocado. Ahora está, en la Plaza de Farolas, a unos metros de la cafetería del Hotel Bahía, en un lugar en el que apenas destaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial, publicitario, etc.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.